Volando de Newark a Ezeiza en clase Business Polaris de United Airlines

Esta vez, a diferencia de lo que suele suceder de ir contando las cosas como van sucediendo a medida que pasa el tiempo, voy a empezar de atrás hacia adelante.

El primer reporte del vuelo del último viaje será el más reciente, el de Newark a Ezeiza a bordo del Boeing 767-400 de United Airlines en clase Business Polaris, gracias a una invitación del Team de Argentina, tal como se los contaba en el Post presentación del día Martes Con United rumbo a Estados Unidos, en el comienzo de una fantástica aventura”.

Yendo al día Jueves pasado, luego de haber pasado 2 noches en Miami y 6 en New York, llegaba el momento de volver a casa.

La hora de partida del vuelo estaba programada para las 21.45 del día Jueves 27 y cómo queríamos llegar con tiempo al Aeropuerto para aprovechar el salón VIP, el transfer nos pasó a buscar por la puerta del hotel a las 15hs.

1

Con el correr de los días seguramente esté compartiendo esta opción para ir de JFK o Newark a Manhattan ya que el servicio y precio, valen la pena 😉

Exáctamente 1 hora y 2 minutos después de haber salido de la puerta del hotel en calle 35 y avenida 6, estábamos ingresando en el Aeropuerto de Newark, desde donde opera el vuelo directo a Buenos Aires, en la ciudad de New Jersey.

Junto al grupo bajamos el equipaje de la camioneta y luego de caminar unos pasos llegamos al sector donde se realiza el Paso 1: Check In, control de documentación y entrega de stickers para las valijas.

2

Si bien no hay mostradores, hay permanentemente empleados de United ayudando ante cualquier consulta o problema que surja. Esa fue la impresión que nos dejó.

El Paso 2, luego de emitir los boarding pass y poner los stickers en las valijas, era despachar el equipaje.

3

Con mi esposa teníamos los asientos en clase Business y si bien podíamos haber hecho todo en el mismo lugar, quise ir a conocer el servicio United Polaris que se realiza dos pisos más arriba que el de Economy.

4

Fue cuestión de minutos, con el boarding emitido y el equipaje despachado, que ya estaba listo para hacer el paso por el Check Point.

5

Sin haber sacado la computadora del carry on, cosa que me llamó la atención, pasé rápidamente por el control y me fui a disfrutar del Lounge Polaris ubicado en la Terminal C.

Ver Post “Conociendo el Lounge Polaris de United Airlines en el Aeropuerto de Newark”

6

Desde el ventanal del Salón VIP se notaba que estábamos en el lugar donde United, sin dudas, juega de local 😉

7

Luego de una ducha reparadora, y como para volar de la mejor manera, nos fuimos hasta la puerta C121 donde estaba esperando el Boeing 767-400 (la más larga de este modelo) matrícula N76054 de 17 años de edad, completamente renovado por dentro.

8

Como viajábamos en Business teníamos el llamado por el Grupo 1 y parte de la familia por el Grupo 3 y 4, pero nos dejaron embarcar todos juntos en el 1.

9

La manga estaba completamente vacía y caminamos tranquilos hacia el avión.

10

Ya dentro de la aeronave, fui a acompañar a quienes viajaban en Economy y aprovechar a tomar algunas fotos. Según me comentaron (y ahí hubo acuerdo total), los asientos resultaron muy cómodos y el entretenimiento de a bordo muy bueno. Lo que no tuvo buenas opiniones fue en el tema comida.

11

Con la familia ubicada en sus asientos, me fui hacia adelante y junto a mi esposa nos acomodamos en estas bellezas de asientos. El mio ? Sin dudas ventanilla 😉

12

Mientras se presentaba el encargado del servicio en cada uno de los asientos, y ofrecía algo para tomar (agua, jugo naranja o champagne), consulté si podía acceder al cockpit cosa que fue aceptada de inmediato.

13

Una vez que ingresé y me presenté, enseguida noté la buena onda que había en el ambiente y así fue como hubo una hermosa charla con los pilotos. Ambos originarios de Puerto Rico, el capitán había prestado servicio como piloto de la Fuerza Aérea de Estados Unidos por lo que la charla fue super interesante.

Me volví al asiento, nuevamente fui a ver cómo estaba el grupo del fondo y ya me quedé disfrutando del servicio Business Polaris.

Pasaron nuevamente ofreciendo algo para tomar y a tomar el pedido del plato principal para la cena. Esta era la oferta.

18

Luego llegaron los anuncios informando, entre otras cosas, que el tiempo de vuelo iba a ser de 10 horas y 14 minutos y que se esperaban algunas turbulencias durante el vuelo.

15

5 minutos antes de la hora programada, apareció el video de seguridad en pantalla y se sintió como el tractor nos empujaba hacia atrás para realizar la maniobra conocida como push back.

14

Llegó el encendido de motores y, con luces apagadas, rodamos hasta la cabecera de la pista con algo de lluvia y un FedEX al costado.

16

21.55hs ocupamos la cabecera, llegó el anuncio para la tripulación y con puntualidad neoyorquina (?), despegamos bajo una débil lluvia.

El ascenso fue espectacular, con una tremenda vista a Manhattan.

17

A los pocos minutos nos metimos entre las nubes y lamentablemente no hubo mucha más para ver.

Con las luces que iluminan al motor apagadas, fue cuestión de dirigir la atención al interior del avión.

El cansancio acumulado se iba apoderando de mi cuerpo y la comodidad del asiento Polaris iba ganando la partida… me estaba durmiendo y los 6 días en New York me estaban pasando factura.

Mientras las luces continuaron apagadas, aprovechaba a escribir este Post a la espera de la cena que llegó unos minutos más tarde.

Primero hubo tiempo para un appetizer con las castañas y almendras calentitas que estaban TREMENDAS !!!

19

Luego llegó la entrada.

20

Plato principal.

21

Y el postre.

22

Si a la ida me desmayé, luego de la cena y sin siquiera esperar a que retiren el servicio, directamente caí “muerto”.

Solo recuerdo haberme despertado en algún momento para poner el asiento en posición cama ya que me había dormido en posición casi 90 grados !! Jajajaja

Me desperté mientras sobrevolabamos territorio boliviano y me puse a acomodar algunas ideas (y fotos) en la computadora aprovechando la comodidad del asiento.

Me dormí todo, realmente muy profundo, y tuve la oportunidad de llegar a Buenos Aires de la mejor manera como para ir directo desde Ezeiza al centro a trabajar.

Me levante del asiento para ir a ver al resto de la familia y volviendo, pasando por el galley de Business, me puse a charlar con Claudio Casini, tripulante argentino nacido en Chingolo y que vive actualmente en New Jersey.

Claudio es el “International Service Manager Inflight Services” y hace años está trabajando en United y suele hacer el vuelo a Buenos Aires.

Es lindo encontrarse con esta clase de personas que hace años viven afuera y te miran sorprendido con los ojos abiertos como dos huevos fritos cuando les contás ciertas cosas que pasan en nuestro país 😉

Ya estábamos sobrevolando territorio argentino cuando volví al asiento para desayunar.

Faltaba menos de una hora cuando trajeron la bandeja y las opciones fueron: “huevos o eggs” jajaja

23

Claudio nos comentaba que cuando es así siempre dice eso por qué el pasajero se siente mejor cuando tiene opciones… Un genio.

Minutos después llegó el anuncio del descenso… y la aproximación.

24

Hubo mucho tiempo entre las nubes y la claridad llegó cuando estábamos a unos 1.500ft.

Así aterrizamos en Ezeiza.

Con la humedad al 15000%, de esta manera aparcamos junto a uno de los Boeing 777 de American Airlines.

25

Desembarcamos por la puerta delantera y el clásico, la foto desde la ventana de la manga.

26

Unos metros más adelante, la nariz de la aeronave 🙂

27

Esperamos al resto del grupo y salimos caminando hasta migraciones. Al tener un menor de edad (mi hijo y yo 🤪) tuvimos que ir por el trámite normal.

Igualmente fue todo super rápido y salimos hacia aduana.

28

Era el primer día de la implementación de los últimos cambios de celulares y notebooks, pero no noté ningún cambio. Todo igual que las últimas veces.

En menos de una hora desde que aterrizamos, ya estábamos en el hall principal 🙂

29

Pasando por los mostradores de check in, automáticamente vuelvan las ganas de subirse a un avión… y viajar. Me parece que eso ya está grabado en el ADN 😉

Por lo pronto, este vuelo, marcó la vuelta a casa, el momento del retorno a las actividades en Buenos Aires y también, por que no, el de ya estar pensando en el próximo viaje que seguramente será más temprano que tarde…

Por último agradecer a Christoff Poppe y a United Airlines Argentina por esta posibilidad de conocer el Salón VIP y la invitación a volar en la clase Business Polaris, tanto a la ida como a la vuelta (más los tramos en Estados Unidos), junto a mi esposa. Un gran mimo que valoro muchísimo y el cual agradezco de la mejor manera 🙂

Estos son los Post del viaje Miami – New York 2018:

Hay mucho más para contar, que será publicado en los próximos días…

Hasta la próxima !!

DesdeElPatioBLOG.com


2 respuestas a “Volando de Newark a Ezeiza en clase Business Polaris de United Airlines

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s