“Y algún día te pasa…”

El día 11 de Enero de este año el vuelo AR1457 de Aerolíneas Argentinas estaba realizando la ruta Salta – Buenos Aires cuando la tripulación decidió aterrizar en el Aeropuerto de Córdoba.

Más tarde un pasajero de ese vuelo me contaba por privado que un bebé había tenido convulsiones y por ese motivo se decidió desviar y aterrizar rápidamente en Córdoba. Ver Post “Susto y agradecimiento en vuelo de Aerolíneas Argentinas”.

La historia luego iba a salir en el prime time del noticiero de Canal 13. Ver Post “Los Ángeles del Aire: cuando un Post termina en la TV…”.

Esta vez sucedió en un vuelo de LATAM Argentina y esta la historia…

El Viernes por la noche, a las 23.40hs el Boeing 767-300 de LATAM Argentina matrícula LV-CKU despegaba de Buenos Aires rumbo a la ciudad de Miami.

A la altura de la ciudad de Santa Fe el avión pegó la vuelta, aterrizando a la 1.29hs (luego de algo más de una hora) por la pista 11 del Aeropuerto de Ezeiza.

Así lo ponía en un tweet con la captura que aparecía de flightradar…

En el día de hoy me compartieron el relato de una persona que estaba trabajando como parte de la tripulación de ese vuelo y luego de leerla la quise compartir por acá.

Así comienza esta maravillosa y emocionante historia escrita en primera persona por Mariela Fantín, Jefa de Servicio a Bordo de LATAM ARGENTINA.


Y un día te pasa…

Un día, después de veintipico de años ahí arriba, subiendo y bajando… Después de alguna que otra turbulencia severa, de algún que otro aterrizaje en condiciones que sabes que dejan poco de desear, de algún que otro susto por una sudestada o zonda zarpados, de algún que otro pasajero disruptivo que te metió miedo en vuelo mal y hubo que manejar y bajar con la policía y declarar durante horas, de algún que otro rayo que te pegó y te dejó el aerodínamo medio ciego, sordo y mudo para seguir volando, de alguna que otra falla eléctrica o de comunicaciones difíciles de sortear, después de alguna que otra emergencia médica a bordo… Qué se yo…

Después de tantos años sobrellevando inconvenientes en las alturas y de todas esas cosas que SI te pasaron, pero entrenándote para otras cosas que gracias a Dios casi nunca te pasan y nunca te pasó NADA… Un día te pasa.

Calculo que será una cuestión de probabilidades y estadística pura… Algún día te tiene que pasar… Ese día llega.

El día en que, dedicándote a una actividad expuesta a tantas variables de riesgo, pero que justamente por esa exposición se caracteriza por ser la más segura del mundo mundial, protegida por tanta capacitación, entrenamiento, procedimientos, back up de sistemas de seguridad tanto en lo técnico como en lo procedimental… Un día te pasa. Y se cumple lo más temido (al menos por mí, desconozco por el resto de los tripulantes) que te puede ocurrir a bordo…

Yo a lo largo de los años, en medio de mis fantasías más terroríficas, siempre elucubré: por favor que nunca me pase nada, pero si en algún momento tengo que probar mi idoneidad como tripulante, dame alguna emergencia del avión, te preparo cabina, te preparo todo, gritame un Attention Crew, (en lo posible sin fuego ni humo… claro… obvio, sabemos que son de vida o muerte, pero bueno, me fumo algún quilombete hidráulico, en el tren, en algún motor, alguna ingesta, qué se yo…). Pero si hubiera podido elegir, jamás un Ditching (te lo pido por favor, encarecidamente 🙏🙏🙏), y en el orden sucesivo (JAMAS PLEASE, PLEASE, PLEASE🙏🙏🙏🙏🙏), alguien que se esté por morir en mi vuelo.

Siempre en el medio de mi fantasía más aterradora, preferí tratar de salvar más de 200 vidas con un porcentaje más alto de probabilidades, que de tratar de salvar una que ya no tenía ni una probabilidad a favor.

Gracias a Dios el Ditching no fue…

Despues de veintipico de años (muchísimos como Jefa de Cabina), ayer a los 30 minutos de despegar rumbo a Miami, con la tripu más maravillosa del mundo mundial (perdón por repetir esa expresión pero la amo mucho muchísimo; a la expresión, y a la tripulación mucho más), un pasajero se murió en nuestro vuelo.

Y digo se murió, porque SE MURIÓ. Tres veces. Tres veces entró en paro cardio respiratorio, y tres veces lo hicimos volver a respirar. Y a latir. Lo bajamos vivo. VIVO.

Está internado, estable y se puede recuperar. Estuvo muerto pero nosotros lo hicimos respirar y latir. O sea VIVIR. Una tripulación. Azafatos y azafatas. Y pilotos majestuosos.

Ellos, nuestros pilotos que así como pueden sortear cualquier inconveniente técnico del avión, o de meteorología, pueden volvernos a tierra con un avión lleno de combustible y con sobrepeso para aterrizar, pero lo hacen de manera segura para salvar una vida sin arriesgar mas de doscientas. Y nosotros ahí.

En realidad somos TCP. TRIPULANTES DE CABINA DE PASAJEROS. Pero nadie nos conoce así. Somos azafatos. Y para el resto del mundo servimos café, pasta o pollo, champagne, quesos, sopa y camarones y sonreimos compulsivamente.

TCP. Esta vez lo pongo así porque nos lo merecemos. Eso dice nuestra Licencia Nacional que cuesta un toque conseguir y por la que tenemos que recursar y rendir exámenes una vez al año. La verdad es que no es tan difícil, pero también a esta altura de mi vida tantas veces me pregunto: cuántos laburos hay que te hagan rendir exámenes un vez por año ??

Bueno, cuestión es que ahí estábamos los TCP (Tripulantes de Cabina de Pasajeros, lo digo otra vez) reventándole el pecho al señor con la RCP (Resucitación cardio pulmonar), y aplicándole un DEA (Desfibrilador externo automático), después de que el sólo hecho de poder horizontalizarlo en los 40 cm del pasillo de un avión fuera un arte en si mismo, con la asistencia de dos Doctores en Medicina con MN, que pudieron hacer uso de su conocimiento como médicos y alinearse en la emergencia, únicamente después de que se relajaran viendo nuestro conocimiento y dominio de los procedimientos en primeros auxilios y RCP y así actuar en consecuencia y con el único objetivo de restaurarle los signos vitales a una persona que no los tenía, a 10.000 mts de altura con los limitados elementos que disponemos arriba de un avión (un desfibrilador y un Botiquín Médico con drogas que no podemos administrar, a no ser que aparezca un profesional idóneo que conozca y autorice su uso, anoche no fue el caso). Un día te pasa…

Innumerables casos tengo en mi historial aeronáutico para saber y reconocer el inconmensurable trabajo en equipo que se realiza arriba de un avión para tratar con infinitas situaciones. Pero lo de anoche fue sublime. Hicimos la diferencia. Salvamos una vida. Y lo digo así, porque así fue.

No somos médicos, ni paramédicos, ni rescatistas, ni bomberos, ni policías. Somos TCP.

El DEA y los médicos fueron de una ayuda invaluable. Pero puedo aseverar que nosotros, los Tripulantes de Cabina, nuestros procedimientos, nuestro entrenamiento para las cosas que casi nunca nos pasan, anoche marcaron abordo, una vez más, la diferencia entre la vida y la muerte. Y le abrieron a esta persona, las infinitas oportunidades que la continuación de su vida le pueda deparar. Esa que nosotros le ayudamos a extender cuando todo lo tenía en su contra.

Suena omnipotente, soberbio. Perdón si así lo es. Pero ese no fue mas que nuestro humilde, anónimo, y ordinario trabajo, como tantos otros así los hay.

Gracias totales, hoy es un día de mucha luz. 🙏🙏 #graciastotales

Mariela Fantín


Muchas gracias a Mariela por permitir contar esta historia y poder aportar desde este pequeño lugar mi granito de arena para que se conozca la importancia de ser TCP, los mismos que nos acompañan en cada uno de los vuelos que hacemos como pasajeros y en el que depositamos nuestra confianza mientras cómodamente cerramos los ojos para descansar o nos concentramos al ver una película…

Al igual que con la historia del avión de Aerolíneas Argentinas que contaba al inicio del Post, estas historias emocionan y merecen la pena ser contadas…

Hasta la próxima !!

DesdeElPatioBLOG

6 pensamientos en ““Y algún día te pasa…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s