Conociendo el maravilloso e increíble Antelope Canyon

Durante el recorrido que realizamos en noviembre del año pasado por el oeste de Estados Unidos, junto a mi esposa e hijo, tuvimos una experiencia sencillamente maravillosa, de esas que te dejan enamorados de la naturaleza.

Cuando planificamos el viaje queríamos incluir el Gran Cañon del Colorado y las opciones eran desde Las Vegas (la más conocida, la parte oeste) o bien entrar por el otro lado, bordeando al Cañon por el este.

Así fue que luego de la etapa en la ciudad de Phoenix, y como escala previa a Salt Lake City, incluimos en el recorrido a la pequeña ciudad de Page, en el límite entre los estados de Arizona y Utah.

El interrogante que nos surgió fueron la cantidad de días que le ibamos a dedicar y este fue el momento donde apareció el Antelope Canyon o, en español, el Cañon del Antilope 😉

Mi esposa, quien fue la que “descubrió” este tremendo lugar, se iba a llevar todos los créditos por una de las experiencias más alucinantes de los últimos tiempos…

El primer día en Page no tuvimos demasiado tiempo ya que llegamos por la tarde, con el sol a punto de esconderse por detrás de una de las paredes del Cañon.

Casi sin luz natural nos fuimos a conocer la herradura Horseshoe, una de las grandes y más conocidas atracciones que tiene esta pequeña ciudad.

Por la noche, mientras planificábamos el primer y único día completo que íbamos a tener en Page, mientras hojeábamos una de esas revistas que te dan en el hotel y nunca se agarran, apareció el LOWER ANTELOPE CANYON.

Ingresamos a la página web de una de las empresas que hacían la excursión y vimos las opciones que tenían.

Al principio no entendía muy bien de que se trataba y me parecía que era algo difícil de hacer. Me parecía que pagar casi u$s 60,00 para un paseo de una hora y algo me parecía excesivo.

Eran boludeces de uno, ni más ni menos que eso. Estaba totalmente equivocado.

Finalmente compramos por internet los tickets, seleccionando el día y horario, y a los pocos minutos ya estaba la confirmación por mail.

Al día siguiente, sin saberlo, nos preparábamos para ser partícipe de experiencia inolvidable y para esto agarramos la ruta desde el centro de la ciudad.

1

Claro, viendo el mapa uno entiende donde está parado… 😉

El lugar, al igual que todo Page, son tierras que pertenecen a los indios Navajos.

2

Por este motivo, ya nos habían avisado cuando compramos los tickets, debíamos pagar el fee de ingreso al Navajo Nation Tribal Park. El costo: u$s 8,00 persona cash only 😉

3

Ya una vez que pasamos el “peaje” continuamos el camino de tierra hasta llegar al lugar donde están las dos empresas que hacen la excursión al Lower Antelope Canyon.

4

Nosotros elegimos Dixie Ellis’ Lower Antelope Canyon Tours ya que era la que tenía mejor referencia en Tripadvisor.

5

El costo de la excursión es de u$s 25,00 por adulto y u$s 15,00 los niños entre 8 y 12 años. Menores de 7, gratis.

Nos presentamos en la ventanilla donde solamente tuvimos que avisar que habíamos llegado.

Al lugar solo se permite ingresar con guía. No es posible hacerlo por cuenta propia.

6

Aguardamos unos minutos y mientras comenzaba a llegar la gente que tenía la reserva para el mismo horario, nos fueron acomodando en grupos.

A nosotros nos guió Bhreanna, quien resultó ser realmente una fenómena en todo sentido.

Nos dieron una pequeña charla de introducción al lugar, las indicaciones que teníamos que seguir y allá fuimos…

7

Rescatar la importancia de llevar buen calzado, agua y gorro protector, sobretodo en épocas de calor. En Noviembre hacía frío y en el lugar hacía más frío aún jajaja

Mientras caminábamos, nos íbamos encontrando con estas hermosas formas, y algunas pequeñas grietas que se formaban en el piso.

8

Luego de una caminata de 10 minutos, que tranquilamente pueden ser 15 por las fotos y el ritmo que lleve el grupo, llegamos a este impresionante lugar. Esta si que era la grieta de verdad 🙂

9

Tal como se informa en la web de la empresa que contratamos, el inicio del recorrido es un tramo de 5 escaleras donde te vas literalmente metiendo en el medio de la tierra…

10

Luego de bajar 35 metros, nos quedamos estúpidos, maravillados por las formas y colores del lugar…

11

Mientras comenzábamos el recorrido de casi 2 kilómetros era una foto atrás de otro. Era imposible no detenerse a cada segundo y levantar la vista.

12

Por momentos el camino se hacía más estrecho y te juntabas con otros grupos con su guía navajo.

13

Las fotos hablan por si mismas…

14

Es más, me animaría a decir que las imágenes no reflejan la verdadera belleza del lugar y ni que hablar sobre la sensación de estar ahí adentro…

15

Era una imagen mejor que la anterior…

16

A cada paso y en cada hueco, Bhreanna nos iba explicando cada secreto del lugar. Miren las formas de las paredes !! Me vuelvo loco…

17

Más fotos… sin palabras…

18

Habían pasado 75 minutos (hora y cuarto) desde que habíamos bajado esas 5 escaleras y llegábamos al final del recorrido.

Una pequeña escalera nos esperaba para salir a la faz de la tierra…

20

Mientras subíamos, me di vuelta para admirar por última vez esta verdadera e increíble belleza de la naturaleza.

19

Los últimos escalones.

21

Desde afuera, la salida 😉

22

El Grand Lower me sorprendió de una manera increíble. Diría que quedé medio bobo, un poco más de lo habitual 🙂

Soy un agradecido a la vida de haber tenido la posibilidad de vivir algo así. Eso si, tuve un problema mayúsculo, el de seleccionar las fotos entre las cientos que saqué 😉

Fin de una experiencia única, inigualable…

Hasta la próxima !!

DesdeElPatioBLOG.com – Link al Post: http://wp.me/p4Or22-3ig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s