Aventuras de adolescente en Mar del Plata

De chiquito tuve la suerte de vacacionar una y otra vez en la bella y querida Mar del Plata.

Gracias al esfuerzo de mis viejos, habían podido comprar una casa en Punta Mogotes.

Mis abuelos de parte de mi viejo solían ir al Hotel “D´ambra”. Mis abuelos maternos tenían casa desde siempre en la calle Santa Fe al 1300 en la parte alta del Barrio de La Perla, a 4 cuadras de la peatonal San Martín.

IMG-20140912-WA0032

Mi abuela, jugadora empedernida de casino. El Provincial, su primer hogar 🙂

Con esto les quiero decir que desde siempre Mar del Plata estuvo presente en mi y en toda mi familia. Y hoy también… ya se enterarán porqué… 😉

De vacaciones pasábamos Enero y Febrero en Mogotes. Mi viejo era el que iba y volvía para trabajar y nosotros disfrutábamos de la playa. Balnearios El Carmen (el 9 y 10 de Mogotes) y luego Ulises (el 11).

Era levantarnos a la mañana, ir a comprar las flautitas, los pebetes, agarrar la maquina cortadora de fiambre y preparar los sandwiches para la playa. Los dias que nos dábamos un gusto, de milanesa.

En la zona donde estaba la casa coincidíamos con los vecinos de siempre. Habíamos formado un hermoso grupo, típico de verano. No nos veíamos nunca en Capital, pero en verano eramos inseparables. Todo el día de acá para allá.

En Mogotes, de chicos, la salida era ir caminando o en bici al “Centrito”.

Ubicado sobre la calle Puán, una cuadra donde estaban los 2 Sacoa, el Cine, la Heladería Massera y algún que otros local.

Todo esto pegado al histórico “EL PATO”, que todavía al día de hoy se conserva en impecables condiciones… luego de haber pasado por el cirujano plástico 🙂

9017

Re-edición del Post: en el día de hoy, Domingo 28/09/14, empiezo a seguir en twitter a la cuenta Fotos de Familia MDP y les comparto este Post. Cuestión que me contestan con el link a la historia de la foto en El Pato, tomada en el año 1978 (yo tenía solo 3 años). Tremendo !!

Les comparto el link: “Estimados, quiero compartir esta foto de Punta Mogotes en la que estoy con mi padre Oscar…”

pato punta mogote

El Pato en la actualidad, en el invierno Marplatense.

Bxm9RXCIAAEkmHB.jpg large

Fueron pasando los años, todos fuimos creciendo y llegaron los 17 años. Era el Verano del año 1993. Empezábamos a salir de Mogotes…

Nos íbamos con Adrián, mi mejor amigo del verano de Mogotes, hacia la calle Alem.

Mi viejo, un talibán del cuidado del auto, llevaba el Peugeot 504 Familiar en el tren y nosotros, con mi Vieja y mis 2 hermanas, en micro. Allá en Mogotes dejábamos un Renault 4, y cuando lo robaron, un AMI 8. Con éste último fuimos piel y hueso.

ami8_magrino

1971_Citroen_Ami_8_For_Sale_Rear_resize

El Peugeot ni me lo dejaba mirar… pero el AMI, lo usaba como bicicleta. Al centrito de Mogotes, a la panadería, al supermercado La Familia, a comprar las medialunas calentitas a la fábrica SAO en el Barrio Alfar, a la playa.. lo llevaba y me llevaba a todos lados…

Un día le digo: “Viejo… salgo con el auto… puedo ? “… A los 3 segundos ya me estaba yendo…

Arranqué el auto, con Adrián como siempre al lado, y nos fuimos…

Recuerdo la excitación que tenía esa primera vez. Ibamos por Martinez de Hoz, llegamos al Puerto, pegamos la vuelta para agarrar la Av. Juan B. Justo y pasando donde estaba Ferimar, doblamos a la derecha en Alem.

Toda esa parte del Golf, donde ahora está el Hotel Sheraton, fue a puro nervios…

Alem por 6/7 cuadras era intransitable… era imposible por la cantidad de gente que había. Esa primera noche con el AMI fue glorioso pasar por entremedio de toda la ola de gente.

El punto de reunión eran las esquinas de Alem y Quintana. Ahí se juntaban todos los tarjeteros para firmar tarjetas con descuento para los boliches. Era habilidad de cada uno ver que se podía sacar para que te den alguno sin cargo 🙂

Ese verano (estoy hablando de principios de los 90’s) había un local/boliche que se llamaba “CALL ME – PHONE CLUB”.

Los treintones/cuarentones se tienen que acordar… era el lugar que tenía mesitas para 4 y en el medio un velador en forma de tubo con el número de mesa y un teléfono !

El tema y la gracia era llamarse entre las mesas. Inimaginable hoy por hoy…

En ese lugar nos encontrábamos con toda la gente que había ido de Buenos Aires a laburar y que eran los que habían alquilado el local para hacer la temporada, sobre calle Quintana a media cuadra de Alem.

Eran todos los mismos del CALL ME que estaba sobre calle Migueletes la zona de La Imprenta en el barrio de Belgrano.

Teníamos acceso gratuito y “beneficios” en la barra, claro que todo bebida sin alcohol… eran otras épocas 🙂

Fuimos casi todas las noches de Enero… una y otra vez.

El horario era desde las 20 hasta las 23 hs (aprox). No cerraba tarde. De hecho era bastante temprano. Genial. Fue cuestión de utilizarlo como plataforma de lanzamiento para ver donde la seguíamos.

Siempre eran los boliches grosos sobre Avenida Constitución: Aquelarre, La Base, Chocolate y Sobremonte…

Mención especial para Archie… el primer boliche que fui a bailar. En la casona de Viamonte y la Peralta Ramos frente al Torreón del Monje… se me pianta un lagrimón…

Los días fueron pasando y mis viejos todos y cada uno de los días me pasaban factura… me decían:

– que todos los días llegas a cualquier hora…

– que no puede ser que vayas a la playa recién a las 18hs cuando nosotros nos vamos…

– que cuando vas a cenar en casa…

– que esto no es un hotel…

– que cuidado con el auto…

Todas frases que voy a utilizar con mi hijo en pocos años más… 🙂

Claro, mi vida de marmota adolescente era: levantarme a las 17hs, comer algo (lo que había a esa hora en la cocina), bajar a la playa un ratito y tomarme unos mates con los guardavidas, subir a casa a bañarme y arrancar para Alem. Así todos y cada uno de los días.

Llegábamos a Alem, dejabamos el AMI sobre Quintana, nos íbamos a caminar un poco y nos metíamos en Call Me. Cuando cerraban, nos íbamos para Constitución.

Bailábamos, encarábamos, rebotábamos… una y otra vez !! Así hasta las 5/6 AM, cuando ya el sol empezaba a salir y la gente grande salía a comprar el pan, nosotros nos íbamos para el MANOLO del Centro, el que está sobre calle Rivadavia.

El menú ? Café con leche, alguna gaseosa, y la obligada pizza rectangular a la provenzal… Tremendo 🙂

A la salida, me llevaba 1 docena para casa… 6 de dulce de leche, 6 de pastelera… 😉

La vuelta para Mogotes era una cosa de locos… imaginen 7/8 de la mañana, venir por calle Buenos Aires, doblar y tomar todo el envión e impulso posible para subir la cuesta de Av. Colón !

Lo que le costaba esa subida al AMI8 ! Venía en 4ta a fondo, luego 3era, 2da y terminaba allá arriba en 1era ! Sufría !

Peeeero, cuando bajaba, en la curva de Tio Curzio tenía que sacar las patitas para frenar ! jajaja ! Tratando siempre de no llevarme puesto ningún señor mayor que a esa hora ya cruzaba con su canasto de mimbre para ir a la playa ! Me acuerdo y me río… 🙂

Entre la hora que era, el sol que ya pegaba fuerte, se hacía duro… venir por la Peralta Ramos y luego Martinez de Hoz, pasar el Puerto, las pelotas de Gas, y finalmente ver EL PATO… subir por calle Bulnes y llegar a casa…

Inolvidable ver a mi Viejo a lo lejos, que me esperaba con una cara como para cagarme a patadas en el culo, saludarlo e irme a dormir… no había celular, no había forma de ubicarme… con 17/18 años me iba a las 19/20hs y volvía 8/9hs. De locos…  Todas las mañanas pasaba lo mismo. Llegaba, me retaba, me iba a dormir y a la noche salía de nuevo…

Con el AMI8 hacíamos Mogotes, Alem, Constitución, el Centro y Mogotes. Eran casi 50k todos los días. Desgastante para el pobre auto…

Una de las noches, al dejarlo estacionado frente a Call Me y cuando salíamos para Constitución, no había forma de hacerlo arrancar. Estaba duro, quieto, giraba la llave para darle arranque y nada… Se había “clavado el motor”.

Eran la 1AM y la noche estaba en pañales… nos fuimos a Sobremonte igual. Que hice con el AMI8 ? Lo dejé donde estaba estacionado sobre Quintana, pero le saqué el cable de las bujías para que no se lo roben !! 🙂

La rutina continuó, siempre con el cable bien guardado en la campera, y desde Manolo hasta Mogotes me volví en el colectivo 521. Me bajé en EL PATO y de ahí 8 cuadras caminando hasta casa… Adivinen quién me estaba esperando en la esquina ? Si !! Mi Viejo !! Ni les quiero contar cuando me vio llegar sin el AMI y con el cable en la mano !! Casi se muere ahí mismo !!

Obviamente le conté lo que había pasado y cuando encaraba para la cama, y esperando que el se haga cargo del tema, me dijo con sutileza… “vos venís conmigo…”.

Agarramos el otro auto y nos fuimos a buscar el AMI. Cuando lo vimos, ahí donde lo había dejado, llamamos al mecánico y apareció. Eran las 11AM y yo no podía más !! Pero no iba a decir ni una sola palabra….

Hace pocos meses mi hermana menor se fue a vivir a Mardel. Más precisamente al Bosque de Peralta Ramos.

Se fue a iniciar una nueva etapa de su vida junto a su marido y a mi sobrinita hermosa…

Es inevitable no recordar todas estas cosas maravillosas que pasaron… GRACIAS POR TODO MARDEL !!!

Hasta la próxima !!

Luego de publicado el Post me llegaron comentarios de Protagonistas principales de aquellas épocas… las comparto:

– Daniel, vecino de la vuelta de casa. Un groso. Me llevaba a la escollera a pescar a la madrugada, ibamos a la orilla a charlar y me “enseñaba” (o trataba) de enseñarme cosas de la vida ;)… esto dijo: “Fue una epoca hermosa que la vida nos regalo, cierro los ojos y puedo viajar en el tiempo, veo todo lo que mi mente recuerda, estaría horas escribiendo vivencias de todo tipo y color. Imaginate que yo fui desde los 18 y hoy tengo 51…”

– Adrián, el compañero de trapesondas 😉 dijo: “Que buenos recuerdos aquellos querido amigo ! (Es de viejo esa frase pero no importa) Me acuerdo de la cortadora de fiambre, de las salidas al centrito, de las vueltas de la playa en la camioneta de Don Herme, de la barra de amigos que teníamos, de las noches de Trivial en tu casa y te juro que también me acuerdo cuando viniste y me dijiste “Vamos que hoy nos vamos a Alem con el auto” y yo te pregunte “Solos ?” jaja …creo que fue mi primera salida con auto a la noche marplatence….aguante el AMI 8 !!!! Como le dije a Angelita este verano haciendo referencia a lo que contás ahora vos acá, mi infancia y adolescencia veraniega esta llena de anécdotas y recuerdos felices, y en la mayoría de ellos están ustedes. Abrazo grande “Pablito”

Me hicieron emocionar !!!

Gracias por compartir !!!

23 pensamientos en “Aventuras de adolescente en Mar del Plata

  1. El patito no solo paso por el cirujano plástico sino que fue víctima de la inseguridad: queremos la aparición de la cámara jejeje.
    Pobre el Ami con la subida de Colon, me imagino el esfuerzo que hacía el pobre jeje. Muy buenos recuerdos!

    Me gusta

  2. Yo vivia frente a Aquelarre, los boliches de Constitución eran mi segundo hogar, no pagaba en ninguno. Me acuerdo una noche q ibamos a ir a Aquelarre, mirabamos x la ventana de la cocina esperando q abran la puerta para no esperar al pepe afuera q hacia frio, mientras, mi amiga y yo comíamos galletitas con lengua a la vinagreta cuando mi otra amiga grita desde el living: abrioooooó!!!! Y salimos carpiendo para el boliche y nos dimos cuenta q no nos lavamos los dientes y la baranda a ajo era infernal!
    Bueno, cosas q pasan…eso y lo q te contaba x privado, q el hijo del dueño de uno de los lugares q nombraste queria aproximar su tubérculo a este ser humano q en sus épocas estaba muy buena!
    Besos Pol!!! El post me hizo acordar miles de cosas!

    Me gusta

    • jajajaja !!! me encantó esa anécdota de la lengua a la vinagreta !!! 🙂

      Esto es lo que me gusta de que cada uno cuente… surgen cosas como éstas que son fantásticas !! (bueno, me voy pareciendo a Fantino…)

      Gracias por compartir tu anécdota y haberte dado una vuelta por EL PATIO !! Me encantó !!

      BESOS GENIA !!!

      Me gusta

  3. Cuando era muy chico, mi hermano ni había nacido, pasé algunos veranos (e inviernos) en Peralta Ramos, mi viejo tenía un amigo que nos prestaba un hermoso chalet por ahí, no te sabría decir donde exáctamente, incluso hace unos años intenté encontrarlo pero no pude.
    El pato era un clásico, y siempre que pasábamos yo me quería bajar, algo a lo que mis viejos nunca accedían, hasta que una vez creo que mi abuelo me llevó a especialmente. Creo que me decepcioné un poco, porque una vez ahí, no había mucho que hacer que digamos!

    Después de unos años, mis viejos compraron un depto. en San Bernardo, por lo que a partir de allí, casi todos los veranos los pasé ahí.

    Me gusta

    • Mirá vos que lindo ! Estabamos cerca ! En Peralta Ramos el Bosque ? Mirá que si nos ponemos lo sacamos seguro el lugar. Ni lo dudes !

      El Pato en sí era una Tienda que vendían de todo para la playa, hacían revelado de fotos y luego tuvo un Video Club. Pero la gracias era la foto !

      Ahí a la derecha estaba la calle Puán que era “El Centrito”: Cine, Heladería Massera, 2 Sacoas, Un par de bares, Supermercado, Farmacia… todo en una cuadra.

      Gracias Ale por compartir !! Un abrazo y te repito, si empezamos a buscar, lo sacamos seguro… quién te dice eramos vecinos 🙂

      Me gusta

  4. Genial!!! Conocerte más y mejor a través de este medio… Podría escribir otro blog sobre mi infancia, adolescencia y actualidad en Mardel, fundamentalmente, Mogotes. Lugar hermoso para veranear y vivir. Nuestras vidas no hubiesen sido las mismas sin Mogotes.
    Graciassss!!!! Por los recuerdos, las palabras y la emoción.

    Me gusta

    • Gracias a vos Pendex !!!

      Te adoro, te amo y sabés que pasamos allí hermosos momentos… y me hace muy feliz que hoy estés viviendo ahí y que seas muy muy muy feliz junto a tu familia…

      Gracias por dejar tu comentario y si querés contar alguna anécdota, sabés que me encantan !!!

      Besos y gracias por darte una vueltita por acá !!

      Me gusta

  5. Bueno, creo que esto fue antes de que vos nacieras. Habrá sido años 72, 73.
    No era en el bosque, era en el barrio. Lo que recuerdo era que mi viejo me llevaba a manejar el Fiat 600 que teníamos en esa época a una plaza que quedaba ahí nomás, la plaza ocupaba justo una manzana, y yo daba vueltas alrededor manejando el volante del fitito.
    Eso del centrito de la calle Puán ni idea, imaginate que yo no salía solo a ningún lado en esa época.

    Me gusta

      • Ahora tenemos StreetView, ayer estuve “andando” por un par de calles pero no la encontré.
        Haciendo memoria, era el típico chalet marplatense de piedra, no esquina, el garage sobre el lado izquierdo, luego la puerta de entrada y un gran ventanal, y si bien tenía un primer piso con un par de habitaciones, no era sobre toda la superficie de la casa, sobre arriba del garage digamos.
        Si la memoria no me falla, yendo hacia la Av. Martinez de Hoz, en la esquina de una de esas calles que salían en diagonal (como la de El Pato), había un localcito que vendía artesanías o cosas de cerámica, y al entrar tenías que bajar unos escalones. Era muy característico, lo ubicás?

        Me gusta

        • Mu suena mucho una casa de cerámica… pero me parece que me la estoy confundiendo con ese local, frente a las bolas de Gas, que tenía una Canasta gigante en la entrada, sobre la Martinez de Hoz…

          Voy a comentarles a mi hermana (que ahora vive en el Bosque) y a mi Mamá que tiene memoria de elefante 🙂

          Sigamos buscando que la sacamos !!

          Abrazos Ale !!

          Me gusta

  6. Pingback: Un Sacoa en Canning | Desde El Patio

  7. Que buen post!!! Yo no soy nativo, pero tuve la gran suerte que mis viejos nos trajeron a mis hermanos y a mi cuando yo tenia 7 años! Antes viviamos en Bs As. Por lo que contas somos de la misma generacion, dentro de los boliches que mencionas tambien estaba GO! (Sigue estando) Que raro que en esas recorridas no incluyeras la calle Hipolito Hirigoyen y sus bares!!! Recuerdo mi primera salida con mi hermana y sus amigas al
    Bolivhe que se llamaba Rusia, sali sordo y con terrible dolor de cabezade ahi!!’n y con la increible promesa de que nunca iria a bailar!!! Chan!! Un año despues estaba haciendo la misma recorrida que vos pero mas modesta porque era en bondi o a pata! Pero que lindo es Mardel!!!! Hace 4 años alquilo carpa en Punta Mogotes, la calle Puan aun es un centrito de una cuadra…. Lindos recuerdos…No sigo escribiendo porque sinceramente me estoy emocionando con tantos recierdos hermosos!! Abrazo!!!!

    Me gusta

    • Si !! Go! también… pero ese fui de grande a ver Divididos y no recordaba si estaba en “aquella época” 😉

      Muy linda tu história y que hoy estés ahí por la zona ! Mandá saludos jajaja !

      Y la próxima no te quedes conlas ganas y seguí escribiendo que me encanta ver otras historias !!

      Abrazo, gracias por dejar tu comentario y darte una vuelta por El Patio 🙂

      Me gusta

    • Lo acabo de leer, muy lindo… gracias por compartirlo Betty !

      Esas cosas que pongo en el Post, calculo que las recordaré toda mi vida… cosas muy fuertes que marcan.

      Y el AMI8… que decir… mi gran compañero de aventuras Marplatenses…

      Gracias Betty por deajr tu comentario.

      Besos !!

      Me gusta

  8. Pingback: Mar del Plata: el reencuentro con un gran amor… | Desde El Patio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s