Contrastes

Ibamos con mi esposa e hijo por uno de los pasillos de la Tienda Ross de Sarasota y lo vimos. Ninguno dijo nada, pero ya sabíamos lo que estábamos pensando: “lo llevamos”. Nos reímos.

En un rapto de locura (o no tanto), habíamos comprado éste producto: un “Beverage Dispenser” de aproximadamente 7 litros.

La idea era ponerlo en valija y si no entraba, en la mano.

Pasaron los días, las compras se iban sumando, y el paquete cerrado seguía en el baúl de la camioneta. La cosa se estaba complicando…

Finalmente, y para no irnos por las ramas, el producto se devolvió.

Pero lo interesante del tema es el como.

Llevamos el ticket, el producto y entramos a una sucursal diferente a la de la compra.

Enseguida buscamos alguien que nos pueda ayudar a la devolución, a donde ir, que hacer. Porque ? vayan un día a Falabella y luego hablamos.

Al no encontrar a nadie mi esposa se dirijió a una de las cajas. Preguntó. La respuesta: “come in”. Nada.

No nos cerraba. Encaramos al Sr. de seguridad para que nos mire el producto, o lo marque, o lo ponga en bolsa, o se lo quede o algo. “Come in”. Nada.

OK, Come-ineamos. Con el producto en el changuito, sin pedirnos absolutamente nada, estábamos adentro.  Nos fuimos a dar una vueltita… (obviamente mi esposa algo tenía que comprar).

Llegamos a la caja. Dos filas. Una para compras, la otra para devoluciones y atención al cliente. A esta última fuimos.

Le entregamos todo y al darle el producto, sin pedirnos ticket ni nada, le aviso: “es para devolución”. Respuesta: “okei”. Toca botón de la caja, lo pasa por la lectora y lo deja apoyado detrás suyo. Se descontó el valor del total de la compra.

WTF !! No no no no no no… me niego… no puede ser tan fácil…. Pedime ticket !! Abrí el paquete !! Fijate si no está rallado/roto/aaaaalgo !! Me vuelvo loco !! Nada de nada. Pagamos. Nos fuimos. Tan sencillo como eso.

Casualmente, hace unos días, entré con mi mochila a un Farmacity del microcentro… Entré caminando, me olvidé de la mochila. El de Seguridad me para, me dice que la mochila debe ir a los lockers. Los pocos que había disponibles no funcionaban. Vuelvo y le digo: “no funcionan”. Agarra una bolsa grande, me envuelve la mochila, le pone una especie de precinto, lo firma y me deja pasar.

Menos mal que para pagar la billetera la tenía en el bolsillo…

Un pensamiento en “Contrastes

  1. Pingback: La tortura de hacer un cambio en Falabella – DESDE EL PATIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s